• 10 MAR 17
    • 0
    Áreas de acción de la Homeopatía

    Áreas de acción de la Homeopatía

    areas

    Se puede emplear en cualquier edad, desde el parto hasta las enfermedades terminales.

    Se adapta muy bien al tratamiento de lactantes y niños, dado que en estos, las enfermedades son en general reversibles con un tratamiento adecuado.

     

    Es una opción terapéutica muy recomendable en el embarazo, parto y lactancia, dado que los medicamentos son inocuos careciendo de efectos secundarios y tóxicos.

    La homeopatía puede tratar tanto enfermedades agudas como crónicas, y ser utilizada sola o acompañando otro tipo de terapéuticas.

    También es una terapéutica preventiva, porque es capaz de  modificar la susceptibilidad a enfermar en individuos predispuestos.

    La estrategia terapéutica homeopática se establece de una manera GLOBAL y FLEXIBLE de acuerdo a cada individuo.

    Utilizamos el medicamento de fondo o similimum (medicamento regulador) que muchas veces por si solo mejora la susceptibilidad, disminuyendo y desapareciendo el desequilibrio (o enfermedad).La indicación de este medicamento surge de toda la historia clínica del paciente, como lo mencionamos antes.

    Otras veces es necesario agregar un isoterápico  (alérgenos, o mediadores involucrados en la reacción alérgica, vacunas, etc)  o un medicamento local (o patológico), teniendo siempre en cuenta las características particulares de reaccionar.

    Es frecuente que estos pacientes vengan medicados alopáticamente, y en general estas terapias coexisten por un tiempo, siendo retiradas gradualmente de acuerdo a la respuesta clínica.

    En todas aquella afecciones donde existe una desregulación de los mecanismos biológicos naturales, como ocurre en las alergias de piel y respiratorias, trastornos digestivos, cefaleas, etc, la homeopatía puede corregir ese desequilibrio de forma natural y duradera.

     

    También  puede ser utilizada como terapia  complementaria en diversos casos:

    • Traumatismos en general, pre y postoperatorios; logrando recuperaciones rápidas y disminuyendo complicaciones
    • Después de AVE (accidente vascular encefálico), IAM (infarto agudo de miocardio), para ayudar en la convalecencia.
    • Acompañando terapéuticas más agresivas: quimioterapia, radioterapia, diálisis renal, disminuyendo efectos secundarios y mejorando calidad de vida
    • En enfermedades crónicas como hipertensión arterial, diabetes, trastornos tiroideos, donde no es posible retirar la medicación sustitutiva, pero vemos que con el tratamiento homeopático disminuyen las complicaciones y estabiliza su enfermedad.

     

    Como vemos cualquier persona puede beneficiarse con la Homeopatía, porque puede ser curativa en muchos casos, pero en otros puede complementar terapéuticas, mejorando la calidad de vida.

     

    Ejemplificaremos  el encare homeopático con 2 historias clínicas.

    En la práctica  del médico homeópata, es muy  frecuente  la consulta   del paciente  asmático. Muchas veces llega  a nosotros  multi medicado, con medicaciones crónicas   que   siguen siendo indicadas como  tratamiento  para toda la vida.

    Muchos  encuentran  en la homeopatía  la solución   a sus  padecimientos.

    Esta historia  se refiere  a una  chica   M.P.19 años,   portadora  de dermatitis  atópica   al nacimiento. Posteriormente, desarrolla  cuadros respiratorios caracterizados por una rinitis alérgica obstructiva y cuadros de broncoespasmo (asma).

    Estas crisis las  presenta a pesar de estar correctamente  medicada con gotas nasales (de la que es dependiente),  inhaladores, antialérgicos, etc.

    Nos   consulta  por  una  gastritis  que está siendo tratada   con  medicación habitual para  esta patología (medicación  que  se  suma  a la  que ya venía  tomando).

    El motivo  que la  trae a  consultar   es  buscar  otra terapéutica    que la  ayude  a  equilibrarse de su  asma, rinitis y  gastritis   para poder dejar la medicación   con la  que se maneja.

    Comienza  aquí un  nuevo  camino,  el  que  lo  transitamos  juntas,   donde   hacemos  una historia personal  rica  semiológicamente  en lo  físico y   emocional  de  su  vida personal,  ya   que   como vimos,  el homeópata  toma  al paciente  como  un  todo .  No  es el  asma  o la rinitis  o  la gastritis,  es el  ser humano  que  sufre y  su sufrimiento lo  afecta  en todos los  aspectos   de su  vida. Es así que  M.P.  a lo largo de sus 19 años ha sido tratada  por el pediatra , el  dermatólogo ,  el neumólogo, el  alergista  y el gastroenterólogo, persistiendo su enfermedad que va agravándose, tomando cada vez órganos más vitales y profundos como son el estómago y los pulmones.

    Después de  estudiar  la historia  clínica ,  por  sus  antecedentes y  su enfermedad actual le receté   su medicamento  personal,  y  en las  consultas posteriores, la paciente me  relata   que lo primero  que  ha mejorado  fue   su  estómago  y  su ánimo ; se  siente  más  tranquila,  menos  ansiosa ,  muy  contenta. Me  relata que pudo   ir  dejando paulatinamente  los  antiácidos , sigue  realizando  su  dieta ,  si bien  sigue  usando las  gotas nasales   y los  inhaladores , no   ha  tenido  crisis  de  asma  como venía  teniendo a pesar  de estar medicada.  En los  meses  siguientes,  pudo dejar las  gotas nasales, , las crisis  de  asma  se  han  ido  espaciando ,  puede  dormir mejor  y descansa más profundamente  .

    Varios  meses después  está muy  bien,  hemos  ido  adecuando  la dosis de su  medicamento de  acuerdo  a la  evolución  que  hemos  relatado.

    Al  tiempo hace una  crisis de asma. La paciente   nos  relata   que  estaba preparando exámenes, se sentía muy  ansiosa, no  se podía concentrar. Las crisis de  asma, como sabemos, están muy relacionadas con las emociones, algo que perturbe mucho a los asmáticos puede desencadenar una crisis.  Teniendo en cuenta esto indico un  medicamento   específico   para  esta situación puntual  que la  ayudó  a  estar menos  ansiosa, con  más  concentración, pudo  dar el examen y lo  salvó . Posterior a eso no  se volvió  atacar de  asma, de la rinitis  esta mejor y de la  gastritis  ni  se acuerda.

    Siguió  controlándose  con  el   gastroenterólogo,   el  neumólogo y  el médico general, que  se  sorprendieron  de la buena  evolución  de la paciente.

    Ella me pregunta  si  ya  se  curó  y le explico que  aún no, que  debemos  esperar ya que las enfermedades crónicas demoran un tiempo en equilibrarse, que hay que darle tiempo al organismo para estabilizarse.

    A los   3 meses    me  consulta  por una  erupción  pruriginosa  que  la  molesta  mucho, la picazón   es peor de  noche,  y  reapareció  una  dermatitis  de cuero cabelludo   que  había  tenido  en  su primera infancia.

    En  esos  días  consulta   al dermatólogo  quien  le indica   corticoides,  medicación   que no usó hasta tener la  consulta homeopática.

    Es  en  este momento  que retomamos  la  conversación de  meses anteriores  sobre  la  curación  del  asma y  alergia.  La reaparición  de  esta  erupción  que había tenido en la infancia , es un retorno de  síntomas antiguos  que  nos  indica   que  esta superficializando  su enfermedad, que reacciona en lugares más externos, menos peligrosos para la vida. Y esto nos hace ver que la paciente se está  curando.

    Si bien el asma, la rinitis y la dermatitis, son enfermedades que tienen una base genética en la gran mayoría de los pacientes, con la homeopatía podemos estabilizar su susceptibilidad a reaccionar frente a factores desencadenantes como son los ambientales, alimenticios, emocionales, etc… De esta manera pueden espaciar sus crisis e incluso hacerlas desaparecer modificando esa hipersensibilidad  que tienen los alérgicos.

    Leave a reply →

Photostream